sábado, 7 de febrero de 2015

8.- EL AMOR VERDADERO SIEMPRE ES GRATIS

Amado Santiago, hoy te doy las gracias y la bendición por tu esfuerzo y dedicación en este trabajo tan bonito que te ha tocado hacer.

Amado Santiago, hoy el octavo mensaje dice lo siguiente:

EL AMOR VERDADERO SIEMPRE ES GRATIS


¿Que quiero decir con esto?

Amado Santiago, los humanos entendéis lo que es el amor y es el temor y tenemos claro que siempre os decantáis por el temor.

Pero por otro lado, la balanza cuando se equilibra hacia el amor no siempre lo hace totalmente y es cuando no llega al amor verdadero.

Muchos humanos al buscar el amor o moveros hacia el amor os quedáis en el camino y solo llegáis al amor intermedio, al amor en el que debe haber un intercambio de algo, ya sea físico, emocional o incluso espiritual.

Le ponéis condiciones al amor y desde esta posición interesada del amor quedan claras dos cosas:

  • No es un amor verdadero que se da sin condiciones.
  • No es un amor gratuito ya que se espera algo a cambio
Entonces, la Madre Tierra os dice aquí y ahora que debéis huir del amor interesado y buscar el amor verdadero e incondicional.

Huid del amor en el que esperáis que os lo devuelvan.

Huid del amor que dais porque esperáis compañía, porque esperáis regalos, porque esperáis algo. 

Eso es ponerle condiciones al amor.

Eso os deja en un punto intermedio de la balanza entre el amor y el temor y no os sitúa en el lado del amor verdadero.

El amor con condiciones significa que estáis cerca del temor y del miedo.

Lo estáis porque al ponerle condiciones tendéis al temor y al miedo de no recibir lo que esperáis a cambio de este amor condicionado.

Amados míos, tened presentes estas palabras y sed conscientes en todo momento del amor que dais a todo y cuando digo a todo es a todo: al Universo, a la Madre Tierra, a la Humanidad sea de la condición que sea, a vuestros amigos y finalmente a vuestros amados, a todos.

Sed conscientes de que el amor verdadero no distingue, ni tiene escalas ni clases de amor verdadero para unos o para otros.

Ese es otro gran problema de la Humanidad y es que suele dar amor verdadero a sus seres queridos ya sean personas, animales o cosas pero aplica otras varas de medir al amor verdadero cuando se lo tiene que dar al resto de la Humanidad, a la Madre Tierra, al Universo, etc.

Amados míos, hoy os digo aquí y ahora que viváis, sintáis y generéis amor verdadero y que huyáis del amor condicionado.

Que así sea, que así sea, que así sea.




0 comentarios:

Publicar un comentario